miércoles, 22 de noviembre de 2017

Cantar en casa

Cuando leas estas líneas, igual ya he regresado.

Este sábado vuelvo a cantar a casa. A mi tierra. Al lugar donde nací. A Sevilla.

Igual cuando lleguen estas palabras a tu pc o a tu smartphone, pues ya he vuelto a hacer maletas y a subir los bártulos al maletero, maletas, bolsa, guitarra, y demás aperos musicales, quizá algunos discos.

Volver al sur siempre es maravilloso.
Volver a casa y sentir el calor y el abrazo de mis padres es maravilloso.
Abrazar a mi hermano y a mi cuñada. Es maravilloso.
Sentir el abrazo de algún amigo, si se tercia, también lo es, es maravilloso.

Cantar allí es otra cosa. Cantar en casa, cantar en Sevilla es otra historia.
Ahora es distinto. Ahora es un salto al vacío. Me acojona mucho, la verdad.

Este pasado septiembre hizo 13 años que me marché a vivir a Madrid.
Tomé esa decisión y asumí las consecuencias. Lo dejé todo, familia, amigos, la ciudad que encerraba casi todas mis historias sentimentales.

A lo largo de estos trece años, muchos amigos se han perdido en el camino.Hasta la familia se ha perdido en el camino, como si con mi ausencia, se hubiera apagado una luz que nos hacía encontrar siempre ese mismo camino.

Ahora hace más de un año que no bajo a cantar.
La última vez que lo hice creo que fue con mi amigo Rash. Que por cierto, estuvo increíble.
Y nos pasaba algo parecido que ahora:las entradas se vendían con cuentagotas, aunque después la cosa se animó un poco más.

Aún así no asistió mucha gente. Asistieron quizá los más apasionados, los que nunca fallan. Y para los que nos dejamos el amor y el pellejo, está claro. Como mi amiga Susana, por ejemplo, que se sabe todas las canciones, y que lleva escuchándome desde el siglo pasado.

Ahora improvisamos, deudas y contratiempos: cumpleaños, hijos, bodas, bautizos,  otros acontecimientos, etc... Somos quizá más mentira que carne, o quizá ya no apetezca.

Quizá mi música no apetezca y ya no esté entre tus prioridades. Lo puedo entender, claro está.

Sé que estos ya no son los gloriosos viejos tiempos de La Carbonería (que ya ni siquiera existe),
que ahora ponemos una entrada, y que no hay los llenazos de aquel entonces, pero, joder.
¿Qué ha pasado?

Incluso hay gente que se piensa que sólo saqué dos discos... Y me he encontrado a seguidores que sí van a conciertos de otros artistas que sí son se fuera, y me alegro, joder. Claro que me alegro. 

Mi madre se agobia porque ve que a pesar de los batacazos de asistencia, siempre vuelvo.
Claro, mamá, cómo no voy a volver, es mi casa, sois mi gente... Y llevo años tocando aquí.
Joder, es que empecé aquí...

¿Cómo no voy a volver?

Lo que ocurre es que con el paso del tiempo, el teléfono ha dejado de sonar. Y si no hay roce, pues no hay cariño.

Pero aquí está casi toda mi familia, menos mi pareja y mis hijas, tampoco mi familia política mostoleña, claro. En Sevilla, están aquellos mis antiguos seguidores, algunos nuevos, mis compañeros del colegio, de instituto, mis vecinos del barrio de la Macarena y Ronda de Capuchinos, mis viejos amigos, mis enemigos, mis ex-novias, mis ex-amigos... 

No os preocupéis, porque yo siempre vuelvo, con ilusión, de una manera sencilla,
¿Cómo explicarlo?

Pues supongo que me pasa exactamente como dijo hace poco mi amigo Alfredo González:

"Ojalá estéis allí, en alguna parte, dispuestas y dispuestos a escucharme y cantarme. Y si no estáis, iré igual, porque el río tiene vocación de llegada. Aunque llueva poco..."

Así que bueno, 
podemos aprovechar este sábado y reírnos, vernos y darnos ese abrazo, 
si no te da tiempo a venir al concierto, tomarnos algo en la Alameda,
y si no, no te preocupes porque volveré, 
y siempre, siempre
quitaré las hojas secas del escenario. 

miércoles, 15 de febrero de 2017

Stranger Things 2 y el Carnaval de Ceuta en 1985

Si no has visto la serie Stranger Things todavía quizá sea porque no perteneces a mi misma generación o a lo mejor que no te interesa demasiado este tipo de series, o la literatura relacionada con la fantasía o la ciencia ficción. No pasa nada. No voy a hablar sobre la serie en sí, tal vez, voy a hacer más hincapié en la curiosidad de un detalle o en que durante mi infancia se conoce que viví algún paralelismo con los niños protagonistas: Dustin, Mike, Lucas y Will. Que bien podrían haber sido mis mejores amigos. Misma edad, mismo perfil. Interesados más en las aventuras y en la imaginación que en el fútbol de patio de recreo. 

La fotografía que la productora ha utilizado y que ha servido para adelantarnos parte de la trama y poner en situación la segunda temporada de la serie me ha causado muchísima impresión e impacto. Y os contaré por qué. 

Como  habréis visto, los chicos aparecen en esta ocasión ataviados con el disfraz de Los Cazafantasmas, película que se estrenó en España en Diciembre de 1984. Yo sólo tenía 9 años por aquel entonces (La edad que tiene ahora mi hija mayor). Y por aquel entonces yo pasaba mi infancia con mis padres y mi hermano en la ciudad autónoma de Ceuta. Si me hubieran hecho una instantánea en Febrero de 1985 con mis amigos, Antonio, Alejandro y Jorge, habría sido muy parecida a esa foto, porque me confeccioné con la ayuda de mi madre mi propio disfraz de Cazafantasmas. 

La idea era juntarnos los 4 amigos del colegio San Agustín y disfrazarnos, para salir juntos y sumarnos a la gran cabalgata de Carnaval. Aunque ellos no quisieron disfrazarse de Cazafantasmas como vemos en la fiesta de Halloween de los chicos de Stranger Things. 

Jorge y Antonio prefirieron disfrazarse de matrimonio de ancianitos, y se caracterizaron muy bien, de hecho estaban muy simpáticos vestidos de abuelito y abuelita. Y Alejandro que por aquel entonces era un muchacho espigado y delgadito, con unos ricitos rubios muy divertidos, se disfrazó de Gran Héroe Americano con retales de lo que encontramos en mi casa: un Skijama rojo muy futurista, unas botas de agua rojas y una capa que le consiguió mi madre. Y quedó bastante logrado también. Era como una versión niño de William Katt.

La elaboración de mi disfraz de Cazafantasmas me llevó varios días. Mi madre y yo tuvimos que conseguir un mono militar (el más pequeño que pudimos encontrar, gracias al padre de un buen amigo mío que era teniente del ejército en el cuartel de Regulares en Ceuta) y que mi madre tuvo que remangar para que no me quedase tan largo. Después me dediqué a dibujar, colorear y forrar con papel adhesivo el logo de los Cazafantasmas, que por aquel entonces, no penséis que era fácil de conseguir una foto para poder copiarla a mano. Ni de lejos. Lo tuve que manufacturar yo mismo. Y mi madre me cosió los logos en los brazos del mono militar.
Faltaba un detalle muy importante: el equipo de Cazafantasmas. Ese disparador nuclear de protones que llevan colgados a la espalda a modo de mochila ... Y del que cuelga una manguera que es el disparador para neutralizar a los fantasmas. ¿Cómo conseguir algo semejante en el año1985? 

Pues se me ocurrió vaciar el contenido de una caja de detergente. los que lo recordéis, sabréis que por aquel entonces, los niños de mi generación usábamos los botes de detergente Colón para guardar las piezas de Tente, nuestro juego de construcción favorito ¡Y español! (Cuántas horas y horas habremos jugado con los Tente impregnados con lo que quedara de aquellos polvos de detergente, y aún así hemos sobrevivido). Los botes de Colón eran cilindrícos en forma de cubo pero los de Ariel tenían una forma rectangular y un tamaño, que forrado de papel negro y haciéndole unos orificios para ponerle unas asas a modo de mochila, darían bastante bien el pego. Además, en los extremos de la caja también pegué el particular logo de Los Cazafantasmas.

Y sí, ya sólo me quedaba conseguir la manguera para el equipo de protones... Pero lo tenía todo previsto. Utilicé la manguera de la aspiradora que teníamos por casa. Hice un agujero perfecto para que saliera de la caja de Ariel y en la punta le coloqué con cinta aislante un bote de serpentina líquida. Ese detalle final simularía la ilusión perfecta para dar el juego perfecto al disfraz. El problema es que la serpentina estaba pegada en paralelo a la punta de la manguera, así que el chorro salía lateralmente. Nada es perfecto. 


El caso es que finalmente salimos en la Cabalgata de Ceuta, los cuatro amigos, todos juntos, cada uno disfrazado de lo que le pidió el cuerpo, hicimos todo el recorrido por la ciudad riéndonos y disfrutando del ambiente y de la tarde noche de Carnaval. 

No matamos al demogorgon. Ni ninguno de nosotros se perdió por el camino o cruzó al otro lado, a una segunda dimensión. Pero está claro que los chavales de Stranger Things son tan molones como lo fuimos nosotros ese mismo año. Aunque nuestro año fue real y éste, el de la serie, más inventado. Pero es hermoso revivir todos aquellos momentos de la infancia y aquellos recuerdos retro como el Tente en el bote de Colón, el Spray de serpentina, Los Cazafantasmas, el Carnaval de Ceuta... Y, por supuesto, mis amigos. 

Ojalá tuviera una única foto como testimonio único de aquel inolvidable día.


jueves, 2 de febrero de 2017

Calentando motores para el Nuevo Disco

La rueda comienza a girar. La rueda empieza a girar. Y en realidad, comenzó a girar el pasado 25 de Enero cuando me reuní con mis buenos amigos Martín Acosta y Enrique Cidoncha en una cafetería de Madrid, en el barrio de Las Cortes, y contarles por fin mi nuevo proyecto. Desgraciadamente no os puedo adelantar mucho -les dije- porque tampoco quiero desvelar las sorpresas que nos depararán en este nuevo disco, y esto mismo es lo que también quiero transmitiros a vosotros, no quiero contaros demasiado de aquí al estreno del nuevo Álbum.

Lo que sí os puedo desvelar ya es que Martín Acosta será el encargado de realizar todo el diseño gráfico del disco. Y que Enrique Cidoncha hará todas las fotografías, no sólo del disco, sino también del Making Off del proceso, los vídeos de la grabación y las entrevistas. Y muy poco, realmente muy poco es lo que les he querido adelantar a ellos. Ni siquiera el título, o los posibles títulos que ya están en mi cabeza.

Para que os hagáis una idea del calendario y porque tampoco deseo teneros demasiado tiempo en vilo, mi intención es lanzar una Campaña de Crowdfunding en la segunda quincena de Marzo, esta vez, separado de todo el proceso de producción del disco. Una de las cosas más importantes que he aprendido gracias a la experiencia de mi anterior trabajo es que lo mejor es hacer las cosas tranquilo, relajado, paso a paso y de la manera más faseada posible. Llevar en paralelo las dos cosas (Crowdfunding y producción del disco) fue bastante duro y más teniendo en cuenta que la música, por suerte o por desgracia, no es mi único oficio en esta vida.

Si todo va según lo previsto, el disco se publicará este otoño, y dependiendo del ritmo de todo el proceso, será a mediados de Octubre o Noviembre de este año 2017. Las canciones ya están. Lo que ocurre es que queda tiempo para decidir si finalmente añado alguna más o sustituyo algunas por otras nuevas que puedan surgir durante el desarrollo del proyecto. Esto ya me ocurrió con "Cerca de la tempestad" en la que incluí canciones de última hora como "Azuloscurocasinegro" que no estaba prevista.

También puedo adelantaros que será un reto diferente. Será un disco diferente y un sonido distinto, más acústico y más cercano al folk. Por supuesto, guardará la esencia de mis letras y mis contenidos, pero en un formato mucho más directo y menos artificioso, menos ornamental. Y hasta aquí puedo leer.

Lo que sí deseo es que sea un trabajo tan redondo y con una factura estupenda, como lo fue "Cerca de la tempestad", y estoy seguro de que viviremos juntos todo el trayecto con la misma emoción e ilusión. Siguen siendo tiempos muy duros para el arte, pero en esta ocasión, me encantaría volver a ver mi trabajo sobre las estanterías de las tiendas y volver a presentarlo por toda la geografía española. Espero vuestro cariño y vuestro apoyo, no dudéis en que empeñaré mi energía para involucraros y llevaros de la mano conmigo en este nuevo viaje.

Así que ya puedes ir preparando tu equipaje.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Presentación "El llanto de Aquiles" en el Café Libertad 8

Como hay muchos amigos de Rodolfo que no pudisteis estar, aquí os dejo la presentación que leí para iniciar el acto y algunas de las imágenes. Espero que os guste leerlo. 

Presentación "El Llanto de Aquiles" en el Café Libertad 8 

Es la primera vez que presento un libro en toda mi vida. Y es la primera vez que un amigo poeta me brinda la oportunidad de presentarlo. Este amigo en cuestión, como todos sabéis, es Rodolfo Serrano. En la solapa del principio de su quinto libro de poemas, "El llanto de Aquiles", reza una biografía profesional muy escasa, que dice que es periodista y cuya profesión le brindó un par de premios. Que ha publicado varios libros, de novela, ensayo e historia... No sé a qué viene esta discreción o este alarde de modestia, si es por parte del autor o ha sido la editorial Huerga & Fierro la responsable de tan comedida biografía.

Hasta donde yo sé, Rodolfo Serrano es un periodista de raza, de esos que ha pisado la calle y ha cubierto numerosos e importantes sucesos de la historia política y laboral de nuestro país, que ha trabajado durante muchísimos años para uno de los periódicos de mayor renombre, tirada y reconocimiento: el Diario El País. Aunque en nuestros días, a la directiva de este periódico, le falten precisamente esos mismos atributos que posee Rodolfo. Ya nada es lo que era.

¿No se hace mención tampoco a que desde que el mediano de sus tres hijos, el cantautor Ismael Serrano, publicara su primer disco, Rodolfo ha firmado al menos la letra de una de las canciones de cada disco que ha publicado desde 1997? De hecho, se podría hacer ya todo un disco completo y monográfico con las canciones que ha escrito y al que su hijo ha puesto hermosas melodías. No es baladí. Como tampoco lo es el hecho de que su Blog se convirtiera en uno de los más visitados cuando le dio, no sólo por publicar sus reseñas u opiniones, sino por dar a conocer sus nuevos poemas, como una hermosa costumbre, cada lunes. Y ahora, esos poemas los recita no sólo en locales del circuito madrileño, sino también en Barcelona y en Sevilla, donde ha robado muchos suspiros a muchas lectoras jóvenes. 

Pero no estoy aquí para hablar de él, a quién quiero y seguiré queriendo como un amigo, o, como se quiere a un hermano, pues aunque pudiera, jamás he querido expresar esa frase hecha de "es como un padre para mí", primero porque padre ya tengo, y segundo, porque siempre me ha demostrado tener una fortaleza y un espíritu joven, como compañero de viaje, y hemos compartido noches memorables de recitales en varias capitales de nuestra geografía, y siempre ha dejado patente su energía y vitalidad. Creedme que, en ocasiones, yo no he podido aguantar su ritmo y me esforzado en estar a su altura. Aunque él se quiera confesar ahora más viejo y cansado. Rodolfo Serrano es alguien con quien comparto muchas cosas, no sólo relacionadas con la poesía y la música, sino también con el cine o el gravitatorio mundo del cómic. Y me podría pasar horas con él hablando de estos temas.

Pero vamos al poemario, que es por lo que, en definitiva, nos encontramos aquí hoy.
"El llanto de Aquiles" es, como reza su biografía, su quinto libro de poemas, de título homérico, encontraremos el poemario dividido en varias partes o pasajes separados por citas de la Ilíada. El poema más antiguo escrito de toda la literatura europea, y que como la mayoría sabréis, narra los acontecimientos de La Guerra de Troya.

Es un libro de poemas breve, no llega a cien páginas y está compuesto por más de 40 poemas. Podría seguir presentándolo de esta manera y deciros que Rodolfo habla con tono de nostalgia y melancolía a los amores pasados, que se fueron y que ya no están, que habitan en el recuerdo como una llama aún no extinta, mientras el poeta siga respirando o suspirando cada día. Que hay poemas dedicados a la guerra civil española, a la infancia y a su padre, incluso al amor de cada día, un amor de pasión o una pasión de amor. Hermoso y cotidiano. Pero eso, sería sobrevolar muy por encima de la trama este poemario en el que hay mucho más de lo que muestran sus versos y sus márgenes.

Por tanto, me tomé la libertad de contratar a un detective que él y yo conocemos muy bien, pues después de leer este libro me di cuenta de que ese amor perdido hace mil años, está en alguna parte. Me personé yo mismo en el despacho de Germán Areta, alias el piojo, y a pesar de sus años en la profesión, seguía manteniendo buen aspecto pero la misma mirada triste que todos conocimos hace más de treinta años. Le dije que estaba buscando un viejo amor para un amigo. Y le entregué prestado este "El llanto de Aquiles" de Rodolfo Serrano. Le estreché la mano y me di cuenta que aún acostumbraba a devolver el apretón bien fuerte. Me dijo que me diría algo en unos días.

Reconozco que pasé aquellas dos semanas bastante inquieto, no sabía si Areta Investigación sería la persona idónea para ayudarme con esta investigación. Habían pasado muchos años desde que destapó aquel caso de la desaparición de aquella chica de Ponferrada o el de aquel Holding español metido en un escándalo farmacéutico.

Me citó en la cafetería del Hotel Emperador en Gran Vía, la que está en el Hall pues la que había en la primera planta ahora se usa de sala de reuniones o celebraciones de eventos privados. Germán acudió con la misma gabardina de entonces. Me confirmó mis sospechas. La mujer que yo buscaba estaba desaparecida, pero a Areta no le costó dar con ella, después de caminar por el viejo barrio de Rodolfo, aquel en el que aún entonces proyectaban grandes películas de Hollywood: Extraños en un tren, Rebelde sin causa,... Escudriñó toda la zona en la que vivieron en el ojo del huracán o compartieron habitación en algún hotel... Caminó por los viejos solares en el que antes se alzaban pequeñas tabernas donde recibió aquel cálido y tierno beso en los labios, y después compartieron una calada o un vasito de vino.

Tras varios días de búsqueda, Germán Areta, haciendo alarde de su olfato y sus años de investigación, dio con aquella muchacha. No era muy alta, tenía el pelo largo y  oscuro, y la mirada dulce y triste, llevaba un jersey de lana ajustado que le hacía entrever la silueta de su aún bella figura. Los pechos pequeños y redondos y unas hermosas y contorneadas piernas que se podían adivinar gracias a sus vaqueros ajustados. Sin duda, era ella. Areta le cortó el paso una mañana cuando la estaba esperando a la salida de una sucursal bancaria y él le contó mi encargo. Se tomaron un café en la cafetería de la esquina, hablaron toda la tarde. Él le pidió que le mostrara era la cicatriz de su  apendicitis y que a su viejo amante le parecía un ciempiés. Se levantó el jersey cubriéndose con su abrigo portugués y asintió con la cabeza. Por último, Areta le dijo si ella le podría escribir su nombre en una servilleta, un nombre de cinco letras que ni él mismo se atrevió a pronunciar.

Todo esto me lo contó sin pestañear ni desviar la mirada. Me dijo que aquella mujer le comentó que todo eso pasó porque los amores nunca vienen cuando uno los busca o los persigue.

Le pedí al Piojo que por favor, me diese las señas de aquella mujer, pero me dijo que no quería ser encontrada, que a pesar de todo, ella prefiere mantener esa distancia. Aunque le duela mucho que él viva en esa soledad y recordarla, aunque le siga suponiendo vivir en un infierno desde entonces. "Así siempre permaneceré joven y hermosa en su memoria" - le dijo a nuestro detective. Ella era incapaz de olvidar las noches de hotel, el cigarrillo a medias, las palabras... Las promesas de amor y los reproches. Pero han pasado tantos años que prefiere seguir siendo la Helena de Troya de esta historia, una Troya que arde aún con fuerza gracias al recuerdo, hasta llenar de lágrimas y cólera el rostro de Aquiles. Hasta perecer. ¿Es melancolía o es nostalgia? Las tardes en la última butaca del cine, la impaciencia porque ella saliera de la Academia, la prisa por desabrochar su blusa y beber la vida de sus pezones.

Me vais a perdonar. Areta se marchó y antes de perderse por la Gran Vía madrileña se dio la vuelta y me dijo: “dígale a su amigo que ella antes de marcharse me dijo… Tantos años y aún no le he olvidado"

Y me quedé absorto, allí sentado, en el vestíbulo del Hotel Emperador mirando con delectación las hojas de este maravilloso libro, donde a veces vi pasar el erotismo de Neruda y otras veces la añoranza de Machado. Donde vi los rostros de Bogart, Gary Cooper, Marilyn, Alan Ladd y Marlon Brando... Y me hizo comprender que un nombre de mujer puede estar ligado a la palabra “siempre”.

"El llanto de Aquiles" es un relato épico en el que se cuenta un amor tan lejano que se ha convertido en un fantasma, y quizá el poeta y sus versos, sean ahora el lugar de sus apariciones, para no olvidar aquellas noches en las que dos almas lucharon cuerpo a cuerpo.

Dicen que Homero escribió un epílogo de La Ilíada. En ese epílogo Ulises confiesa su amargura y la envidia que siempre le tuvo a Aquiles, pues Ulises pasaría el resto de su vida con Penélope, sin haber podido conocer la verdadera gloria: el elixir de la derrota que terminaría mitificando a su amigo Aquiles.

=========================

Aquí tenéis algunas de las fotos del evento de ayer, cortesía de Joaquín Tejada y una fotocomposición que ha hecho Loreto Liz. 

Rodolfo Serrano, prepara su presentación mientras presento su 5º poemario al público presente en el Café Libertad 8.
Algunos de los amigos invitados a la presentación: Fran Fernández, Saray Alonso, Pablo Benavente, Patxi Andión, Sonia Fides, Emiliano del Río y también estuieron Jon e Íñigo Andión.
Ismael Serrano fue el encargado de cerrar la presentación, cantó primero "Mi problema" y después "Ana"

miércoles, 7 de octubre de 2015

Próximos y últimos conciertos 2015

OCTUBRE

Jueves 15 a las 21:30 en el Café Libertad 8
Madrid
Junto al poeta J. Álvaro Gómez
Entrada 7€ en puerta el mismo día.
Sábado 31 de Octubre a las 21:30 en el L'Oncle Jack
Hospitalet de Llobregat (Barcelona) 
Dentro del Festival Roselles 32
Acompañado al piano y a la guitarra de mi productor Antonio Villalba
Entrada anticipada 8€ en TICKETEA. COMPRAR.
NOVIEMBRE

Sábado 7 de Noviembre a las 21:30 en La Sala
Sevilla
Acompañado al piano y a la guitarra de mi productor Antonio Villalba
Entrada anticipada 5€ ó 12€ con el disco "Días Rojos" en ENTRADIUM. COMPRAR.
Jueves 12 de Noviembre a las 21:30 en el Café Libertad 8
Madrid
Junto al poeta Rodolfo Serrano
Entrada 7€ en puerta el mismo día. 
DICIEMBRE

Jueves 10 de Diciembre a las 21:30 en el Café Libertad 8
Madrid 
Concierto final X Aniversario "Días rojos"
Acompañado al piano y a la guitarra de mi productor Antonio Villalba
Entrada aún por confirmar. 

domingo, 31 de mayo de 2015

Estreno del single, Asignatura pendiente



Asignatura pendiente (por la poeta y novelista madrileña, Sonia Fides) 

"El pasado nunca está muerto. Ni quiera está pasado", decía  William Faulkner y aunque es difícil desoír las palabras de un genio son pocos los hombres capaces de asimilar que hay partes del pasado que forman lo mejor de nuestro futuro, y que  no está al alcance de cualquiera concretar pasados los años que nada cambia dentro de la cabeza de un hombre y  que el corazón es el único órgano del cuerpo que no envejece pese a que es lo primero que muere dentro de nosotros. 

Por fortuna también hay hombres que desoyen a los relojes y el ansia que tienen por reivindicar tan sólo un tiempo verbal, ese futuro que no sirve de nada porque cada vez que abrimos los ojos estos vuelven a construir el presente,  hombres que escriben canciones para aventar lo mejor que representa a un ser humano, su memoria, ese lugar en el que habitan los mejores naufragios, los de la carne. Y de eso habla esta canción, de los subtítulos con que el pasado nos conserva el alma, de los pasos no dados que paradójicamente sostienen los pasos que damos, de los  sueños que le robamos a la rutina para colocarlos sobre un par de coturnos Genetianos y así poder  sostener el peso de lo inaprensible. 

Manuel Cuesta, ha ido más allá del sueño de un director de cine y ha destruido lo imposible para agradecerle a una mujer, la gran Fiorella Faltoyano, que le haya prestado su cara, su cuerpo, su voz  y su coherencia a un personaje que ha servido como cordón umbilical a los hijos más frágiles de tantas generaciones.  Asignatura pendiente no es una canción de amor, o no es sólo una canción de amor, es tan bien un himno a esa libertad que nos otorga la imaginación, porque no es necesario que exista un cuerpo para poder amarlo. Un himno a los que tienen la elegancia de saber perder cuando todo el mundo espera la victoria. 

Sonia Fides,

Madrid  31 de Mayo de 2015. 

El Single "Asignatura pendiente" de Manuel Cuesta estará disponible en todas las plataformas digitales de música a partir del 30 de Junio de 2015.



lunes, 25 de mayo de 2015

Los héroes que pararon un desahucio

El próximo día 1 de Junio nos vamos de vacaciones. Nos vamos a celebrar el 30 aniversario del estreno de una de las películas que marcaron mi infancia y la de muchos chavales de mi generación. Es un viaje megafreaky, lo sé, y quizá por eso lo hace todavía más emocionante, y sobre todo porque voy acompañado de mi chica, Irene, que es tan freaky como yo... Ambos compartiremos la misma aventura. Nos vamos a festejar el 30 aniversario de "Los Goonies".
El 7 de Junio de 1985 se estrenó la película "Los Goonies" de Richard Donner y producida por Steven Spielberg que cuenta la historia de una pandilla de chavales que viven en una barriada llamada "Los muelles de Goon" (The Goondocks), las casas de los muelles de Goon van a ser demolidas para construir un campo de Golf, ya que las familias no pueden asumir el pago de las viviendas. Mickey, que durante toda su vida ha escuchado las historias de su padre sobre la leyenda de un Pirata, Willy El Tuerto, está convencido en que el tesoro está escondido en algún lugar de Astoria, y que si lo encuentran lograrán parar el desahucio de las familias que viven allí y derrotar al maldito empresario ricachón del pueblo. El corazón y la voluntad de Mickey hará que el resto de sus amigos, e incluso su hermano mayor, se adentren en una aventura que cambiará el curso de sus vidas.
Cartel oficial de la película, 1985.
La película la vi de niño, no recuerdo bien en qué cine, quizá fuera el cine "Delicias" en Sevilla (Y sí, ahora ese cine es un supermercado), y quizá nos llevó mi tío Valentín a mi hermano y a mí. Lo que sé es que aquella historia me marcó para siempre y ahora de adulto, me sigo emocionando cuando la veo con mi hija Ana. Me parecen entrañables hasta los mismos enemigos de los Goonies, los hermanos fratelli, que persiguen la senda del tesoro, como ya hizo el legendario y difunto Chester Copperpot, pero claro, para enriquecerse y huir con el botín de Willy.

Ya en el 25 aniversario, el elenco se reunió en Astoria, al igual que en anteriores ocasiones cuando la película cumplió una década y dos... Este año la cifra es aún más redonda: 30 años en el tiempo, y coincide casi con que estoy a punto de cumplir los 40. El momento es ahora. Tenemos dos pasajes con destino a Portland y de ahí casi dos horas de viaje en transporte público hasta Astoria, donde empezó todo esto. 

Una de las imágenes del rodaje de "Los Goonies", de pie, a la derecha, su director Richard Donner.
En este 2015 también se celebra el 30 aniversario de la otra película que marcó mi infancia e incluso mi oficio: "Regreso al futuro", fue al ver a Marty McFly tocar Jhonny B. Good en el "Baile del encantamiento bajo el mar" cuando se despertó en mi la idea de cantar y aprender a tocar la guitarra, a subirme como él a un escenario. La diferencia con "Los Goonies" es que la mayor parte de la historia de "Regreso al futuro" se rodó en decorados en Los Ángeles, a los que es imposible acceder, sin embargo la historia de Willy El Tuerto se rodó en los parajes naturales de Astoria, y hay todo un inmenso recorrido de localizaciones por conocer: para empezar, la casa de Mickey y Brand, la playa de Cannon Beach donde está el peñón, la cárcel del condado que ahora es un museo Goonie, el parque estatal por donde manejaban sus bicis o la Escuela de Fútbol donde se va a hacer una fiesta de despedida, ya que estos terrenos van a ser utilizados para construir.
La Playa de Cannon Beach, Astoria (Oregón).
Quien haya crecido con esta película entenderá las emociones que a uno le corren por dentro, pensar que vas a conocer los lugares en los que estuvieron todos: Sloth, Gordi, Data, Brand, Mickey, Bocazas, Steff, Andt... Mucho se ha hablado y se sigue hablando de esta película, hay miles de páginas en Internet, vídeos, blogs, podcasts... y no en vano,  yo hice una canción dedicada a mi infancia titulada "1985" en la que hablaba de ello:

"Y soñaba con ser explorador
buscar con Los Goonies el tesoro escondido..."

Allí en Astoria encontraremos a gente como nosotros que vivieron su infancia viendo películas como ésta: E.T, Exploradores, Regreso al futuro,... Películas de aventuras para niños y adultos, de las que ya no se hacen.

Nos vamos a Astoria a conocer a Los Goonies, para hacer quizá un viaje nostálgico a la infancia, pero como reza la canción de mi amigo Jon Arraibi, me voy a conocer a los chicos que con tan solo 10 años me enseñaron lo qué era parar un desahucio.

Porque aún me emociona escuchar la música de Dave Grusin en mitad de la lluvia de Astoria, la canción de Cindy Lauper, escuchar historias de piratas, y montar en una BH Meteor en busca de tesoros escondidos... No se me ocurre otra forma mejor de disfrutar de unas vacaciones que vivir una aventura como ésta.

La casa de Mickey y Brand donde empieza la aventura y que esperamos conocer la semana que viene.

Hay varias páginas de referencia que cubren el 30 aniversario:

http://www.thegoondocks.org/

y su gemela española:

http://www.muellesdegoon.com/

Y estas son las páginas del evento en redes sociales:

https://www.facebook.com/gooniesday?fref=ts

https://www.facebook.com/events/769992943020105/

https://www.facebook.com/groups/Goonies30th/?fref=ts

¡Os mandaré algunas postales desde allí!

lunes, 11 de mayo de 2015

La aldea perdida

En los amenos valles de Laviana
la verdad se respira todavía
antes de su herrumbre industrial
este paisaje era grandeza y armonía

Si agudizas el oído en esta aldea dormida
oirás la voz de la tierra que aún perdura 
pan de escanda, heno recién segado,
las flores dulces y la fruta madura.  
                
Quizá podamos esta noche bailar
y olvidarnos del estruendo
del campo y la mina,
y deleitarnos de misterio
de la vieja aldea perdida

Los rapaces apañando la manzana,
homéricos parajes de la arcadia perdida
la liturgia de no faltar a la esfoyaza*,  
el jugarse la vida en cada romería.

Y si cierras bien los ojos por la noche
aún resuenan viejas canciones asturianas
por el eterno amor de Nolo y de Demetria 
celebrando la danza por el trigo y la avellana

Quizá podamos esta noche bailar
Y olvidarnos del estruendo
del campo y la mina,
y deleitarnos de misterio
de la vieja aldea perdida

Quizá podamos esta noche bailar
Y olvidarnos del estruendo
del campo y la mina,
maldecir al dios plutón
en la vieja aldea perdida


Esta es la canción, pequeño Himno, hecho por encargo para el Festival Bilis Club celebrado este pasado viernes 8 y sábado 9 de Mayo en Pola de Laviana, Asturias. 

*La Esfoyaza era una labor dura y laboriosa que cuando llegaba el otoño y el maíz se ponía en su punto había que llevar a cabo, pues era uno de los medios de subsistencia del pueblo.

Eran unos cuantos días de reunión de los vecinos y familiares. La esfoyaza se hacía siempre por las noches y duraba hasta la una o las dos de la madrugada. Se pasaba bien. Las mujeres y los niños se encargaban de esfoyar el maíz, es decir quitaban las hojas sólo dejaban tres o cuatro hojas y luego los hombres se encargaban de tejerlas  para hacer la riestra. Al día siguiente se colgaba en el corredor del hórreo, otra escena preciosa, ver todos los hórreos llenos de riestras de maíz.

"La aldea perdida" es una canción basada en la novela homónima del escritor Armando Palacio Valdés, escritor y crítico literario del Realismo español del XIX nacido en Entrialgo, Laviana, Asturias. 

Hemos cantado la canción hasta en 3 ocasiones en este Festival esta canción junto a Marisa Valle Roso y acompañados de la flauta de Pablo Carrera.

Os diré que esta primera edición ha sido maravillosa y se ha iniciado un camino grande hacia la cultura poética y musical en Asturias. Aquí podéis leer algunas de las reseñas publicadas, ésta pertenece a él sabado 9 en la parte poética. 

jueves, 23 de abril de 2015

Adiós a Paco Lira, el padre de La Carbonería


Paco Lira.
Estas palabras llegan tarde. Hoy hace justo 3 meses de su fallecimiento y aún no he tenido ocasión de dedicarle estas líneas, no he podido aún pasar por la puerta de La Carbonería para dar el pésame a la familia y presentarles mis respetos. 

El pasado viernes 23 de Enero se marchó Paco Lira, el dueño y padre de La Carbonería en Sevilla, un lugar que más que un lugar es una época histórica de la ciudad. Un local casi clandestino que aún después de casi 40 años de apertura no tenía licencia para hacer conciertos. Aún así, como bien apunta y describe Eva Díaz, en éste artículo de EL MUNDO, congregó a "innumerables poetas, músicos, artistas, actores y fabulosos personajes de la noche". 

Paco llevaba mucho tiempo enfermo, la última vez que le vi me emocioné mucho, nos dimos un abrazo y noté que la salud y los años comenzaban a pasarle factura. Me marché aquella vez del local, y de eso también hace mucho, con la desazón y el revoltijo que me provocaron tanta melancolía, tantos recuerdos y emociones de innumerables momentos y encuentros, tantas y tantas noches de concierto. 

Porque aquellos años en los que estuve actuando cada semana desde el verano de 1998 hasta enero de 2004, comencé a forjar mi andadura como cantautor. Y como yo, tantos otros amigos y compañeros de profesión como Manolo Guerra, Jesús Cervantes, Rocío Bonilla, Adolfo Langa, Joaquín y Chiqui Calderón, Jorge Roa, David Castro, Javi Osorio, Anabella Zoch,... Un movimiento que inició allí Alfonso del Valle, al que cariñosa y acertadamente, nuestro amigo Andrés González Barba (ABC) le atribuyó el título de Adalid de los cantautores en Sevilla en muchos de sus artículos de prensa. 

Alfonso dedicó el título "En La Carbonería" a uno de sus discos que fue grabado allí en directo con sus músicos e invitados, recogiendo la esencia y la magia de lo que sucedía cada noche allí en alguno de sus memorables recitales. 
El propio Alfonso del Valle le dio la alternativa a Ismael Serrano para presentar allí su primer trabajo "Atrapados en Azul", el propio Alfonso manejó el sonido con su mesa y sus altavoces de sonido. (está testimoniado en esta foto adjunta). 
Alfonso del Valle en el primer encuentro en el escenario de La Carbonería con Ismael Serrano.
Mi amistad con Ismael también comenzó ahí y pude conocerle en la segunda presentación que hizo de "Atrapados en Azul" en 1997, esta vez, organizada por la emisora de radio M80. La Carbonería no sólo ha sido el refugio de numeroso público turista que quería asistir a una actuación de Flamenco en vivo, también ha sido y es, lugar de paso y bebedero de miles de Erasmus de todos los países, estudiantes universitarios, borrachos, personajes pintorescos, bohemios, canallas, flamencos, y en la época tardía del franquismo, Paco Lira, acogió también en otro de sus templos profanos: La Cuadra, (antes de La Carbonería) a sindicalistas y perseguidos del franquismo. 
Con Ismael Serrano en 1997, en la terraza exterior de La Carbonería
Paco Lira, a lo largo de toda su itinerancia como tabernero sevillano en La Cuadra y en La Carbonería, llegó a conocer a artistas legendarios como Frank Zappa, Pete Seeger, Pink Floyd, Camarón ó Peter Gabriel. 

La Carbonería se inauguro el año de mi nacimiento y el año de la extinción del franquismo en 1975. Pero no sería hasta 20 años después cuando me subiría por primera vez a su escenario de madera, donde la chimenea, a cantar versiones y temas propios junto con mi compañero Pedro Bermudo, que tocaba el Bajo, junto a él formaba el dúo "Luz de Gas". En aquel momento mis composiciones propias eran muy pocas y las intercalaba con temas de Los Secretos, Antonio Vega, Duncan Dhu, The Beatles, The Police, R.E.M... 

Pero no sería hasta 1998 cuando viviría una de las etapas más hermosas que me ha brindado la música. Gloriosas noches de concierto cada semana, un público torrencial que se acomodaba hasta en el suelo con tal de vernos actuar en aquel pequeño escenario de 2 metros cuadrados en la sala de la chimenea, junto al piano custodiado por dos columnas salomónicas de madera. Había tanta gente durante nuestros recitales en la sala de la chimenea, que a veces el propio Paco Lira, nos echaba la bronca a los cantautores, porque "no se hacía pasillo" y el público asistente a nuestros conciertos, le impedía acudir desde su casa, en el piso de arriba, a la sala contigua donde se suelen realizar los espectáculos flamencos y donde estaba la barra principal. 
De izquierda a derecha: Alfonso del Valle, un servidor, arriba Chiqui Calderón, y Joaquín Calderón al violín de espaldas.

Yo siempre solía aparcar junto a su portalón rojo con el Citröen de mi padre para descargar los equipos de sonido, la guitarra y las docenas de copias de "Perfil de juglar" o "El sonido de lo inevitable" que llevaba para venderlos allí cada noche al precio de 1.000 pesetas cada uno. Gracias al sueldo que Paco me pagaba cada semana pude independizarme y vivir de la música en Sevilla durante algunos años, compaginando mis actuaciones con otras allí en Sevilla o en otras provincias andaluzas. La Carbonería ha sido el escenario no sólo de más de centenares de conciertos, también La Carbonería me ha visto reir, llorar, amar, y sufrir por desamor como cualquier otro... 
Cuántas veces nos habremos emborrachado Alfonso y yo. Cuántas anécdotas atropelladas nos habrá contado Sergio Lira sentado junto al poyete de la entrada o en alguna de las mesas de madera, ataviado con su inseparable gorra. 

No penséis que esos llenos absolutos no generaban emoción y nervios, al menos en un servidor, cada noche parecía la primera, y yo le decía siempre a mi amiga Paula que se solía sentar muy cerquita del escenario, que "ese concierto iba a ser una puta mierda", porque iba a faltar la gente... Pero eso nunca sucedía... Todo lo contrario. Mi amigo Carlos me ayudaba con los trastos, a recoger, y siempre cauto para que no me dejara nada perdido en el escenario... Una vez me robaron la cartera que tenía guardada dentro del estuche de una de mis guitarras, no se llevaron mucho... Cada noche solía pedir a Jaime o a Juanlu, algunos de los camareros, una Budweiser bien fría o un vinito dulce (El preferido de Alfonso, cuando no era la cerveza). Las tapas nos las servía Yasnaïa, nieta de Paco, al fondo del local, en esa pequeña cocina donde sólo se servían comidas en hasta determinada hora. 
Alfonso del Valle, Ismael Serrano (Que presentó en el Teatro Imperial de Sevilla, "La traición de Gwendy") y un servidor con cara de borrachuzo trasnochado.
Por La Carbonería pasaron algunos amigos de fuera también a los que invité a compartir escenario conmigo como César Rodríguez y Carlos Chaouen, el concierto con Carlos, antes de finalizar una de las temporadas, fue sonado, muy sonado... Una de las noches más memorables que he vivido. El propio Carlos se paralizó al final del recital, al ver que todo el mundo se sabía su canción "Me he pintao", que muchas veces solíamos cantar en los bises Chiqui Calderón y yo. El propio Marwan también llegó a estar en mi escenario cantando algunas de sus canciones, recuerdo que fue un día de mi cumpleaños, un mes de septiembre, de inicio de temporada, y aún conservo dedicado el ejemplar de "Seda" de Alessandro Baricco que me regaló dedicado.

De aquel tiempo, conservo una gran fiel seguidora, mi amiga Susana Romero, que seguro podrá ratificar todo esto que os estoy contando, y por supuesto, a mi amiga Carmen Fornieles que como yo, encontró nuevas amistades en La Carbonería y un refugio de hermosas noches de canciones y anécdotas maravillosas. 
Con mi amiga y fiel seguidora Susana Romero en La Carbonería.
A María José y a Alicia, que estaban en la caja, les tocaba lidiar no sólo con los camareros sino también con los músicos con los que echaban cuenta al final de las actuaciones. Gestionaban religiosamente la venta de discos en la sala, los días que no estábamos por allí.

Una de mis asignaturas pendientes es sacar a la luz una novela que Alfonso sabe que llevo años rondando en mi cabeza y que plasme todo aquello que sucedía en La Carbonería, que registre en un texto, las experiencias y aventuras vividas en aquella época mítica. 

El Ayuntamiento de Sevilla llegó a otorgarle a Paco Lira la medalla de la ciudad, pero él jamás se sintió tabernero o mecenas, a pesar de que hoy muchos artistas nos sentimos algo huérfanos por la oportunidad que nos brindó durante aquel tiempo y que hoy queda registrado en el ADN de nuestra memoria. 

Decía Pisco Lira, el tercero de sus ocho hijos, y ahora el actual regente de La Carbonería, que Paco de marchó como vivió "dulcemente y con una enorme generosidad" 

El pasado 24 de Enero de 2015 tuvo lugar el responso en el Tanatorio de San Jerónimo en Sevilla... Yo no estuve allí. La noticia me llegó más tarde a través de mi padre, y sé que muchos cantautores de aquella generación carbonera tampoco pudieron estar. Por eso, en nuestro último encuentro, algunos de los cantautores que conformábamos aquella escena, comenzamos a darle forma a nuestro personal responso en un templo laico de la canción, para hacerle ese homenaje de la única forma que se nos ocurre: acompañado de nuestras canciones. 

Nos gustaría tenerlo todo a punto antes de que finalice el año, cuando justo se cumplirán los 40 años del emblemático local. 

La mejor manera de terminar este escrito es hacerlo con las hermosas letras que ha escrito mi amiga y cantante argentina Anabella Zoch, que actuaba cada semana en aquellas noches legendarias, y La Carbonería albergó sus clases de canto... "La Carboneria de Sevilla ya no tiene a Paco viviendo en su entrepiso pero su alma vagará por siempre en el fuego de la chimenea, luz primera ante tus ojos cuando se abre el portal de madera que te invita a entrar a la magia. Gracias PACO LIRA! GRACIAS! " 

Mi más sentido pésame a los familiares y amigos. 

Se te echará mucho de menos, Paco.
Paco Lira.
 Más fotografías en LA CARBONERÍA: 


Con Alfonso del Valle y Joaquín Calderón, en el poyete de la entrada de La Carbonería. 


Sobre el escenario con el que tantas veces he compartido canciones con Alfonso del Valle. 


La barra junto a las escaleras que llevaban a la casa de Paco.
La Sala donde actuábamos Los Cantautores, el escenario se ve con dos sillitas, a la derecha del piano con columnas helicoidales. 

La última imagen de la última vez que canté sobre el escenario de La Carbonería creo que es de 2007.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Mi asignatura pendiente

A Sonia Fides, con mucho cariño.

La actriz Fiorella Faltoyano
Todo empieza y todo acaba por mi pasión hacia el cine.
Y además, siento un profundo amor y respeto por el cine español.

Lo mucho o poco que aprendí sobre el cine fue gracias a mi padre que desde niños, nos llevó al cine a mi hermano y a mí, y con mucha frecuencia, y sin él darse cuenta, que esas veces que nos pagaba una entrada por ver una película en pantalla grande, estaba proporcionándonos una hermosa educación cinematográfica. Una educación, la del cine, que lleva emparejadas otras artes como, por ejemplo, las literarias o las musicales. 

El cine no como un mero instrumento didáctico más, sino como un verdadero transmisor de dramas humanos. Los relatos que cuenta el cine han afectado a generaciones de personas mediante sus argumentos, sus contenidos, sus imágenes o sus ideas. Mi padre, casi sin ser consciente de ello, con todas esas tardes o noches que compartíamos en el cine, estaba conformando nuestra personalidad. El cine invita siempre al menos a una reflexión, no sólo por la propia narración que nos ofrece lo que cuenta la película, sino cómo está contada, cómo ha sido rodada o lo bien interpretada que está por todos sus protagonistas. Te ayuda a desarrollar tu espíritu crítico, te empuja y te motiva a bucear en otras artes, como la música. Mis amigos de toda la vida, aquellos que me conocen desde niño, desde el colegio, saben bien, la importancia que ha tenido para mí la influencia del cine en mi música. He aprendido tanto de las Bandas Sonoras que aparecían en aquellas películas... 

Esta larga introducción viene a justificar o a resaltar un deseo que voy a cumplir dentro de muy poco.

Cada víspera de Navidad me gusta revisar una película de José Luis Garci, un clásico del cine negro español que es "El Crack 2". Una película que protagonizó el ya desaparecido Alfredo Landa. Me habría gustado mucho conocerle. Alfredo Landa interpretaba en ella a un detective privado llamado Germán Areta, que investiga en esta secuela, la historia de un hombre desaparecido que aparentemente parece haber abandonado a otro hombre.
Una secuencia del comienzo de "El Crack 2"
La historia. Los personajes. Toda la película me gustó tanto que comencé a indagar hace muchos años en el cine de Garci, así que tuve que empezar por el principio, y su Opera Prima fue ni más ni menos que "Asignatura pendiente". Fiorella Faltoyando y José Sacristán interpretan a Elena y a José, dos personas que se reencuentran después de muchos años, ambos se vuelven a enamorar y rememoran aquel noviazgo que tuvieron, y pesar de estar cada uno ya casados, tratan de aprobar aquella asignatura que les quedó pendiente. 
Fotograma de "Asignatura Pendiente" "1977"
"Asignatura pendiente" no sólo fue el comienzo de la filmografía de José Luis Garci, se trató de una película que obtuvo un éxito rotundo en la transición española, una película de las que marcan toda una época de la historia de este país. Para mí, es la versión española de "Casablanca", con el mismo estilo melodramático, mezclando las dosis de sentido del humor y de drama casi a partes iguales. Faltoyano y Sacristán estaban maravillosos en sus personajes, y Garci volvería a contar con la actriz en dos películas posteriores, ambas muy espaciadas en el tiempo: "Sólos en la madrugada" y "Canción de cuna". (Esta última consiguió varios Premios Goya).

Aún tengo pendientes por ver las películas más recientes, pero puedo decir que he visto muchas veces las dos partes de "El Crack" y las ya mencionadas, también "Las verdes praderas", la inevitable "Volver a empezar" (siempre deteniéndome en la maravillosa escena de dos amigos, Antonio Ferrandis y José Bódalo, que se sinceran el uno al otro) o "El abuelo" con nuestro gran Fernando Fernán Gómez. 

El pasado 2014 me enteré de que la actriz Fiorella Faltoyano, a la que había seguido con mucho cariño a través del cine y la televisión, había escrito sus memorias:Aprobé en septiembre. Quise acercarme a algunas de sus presentaciones, pero me fue imposible, todas las fechas en las que presentaba el libro en Madrid coincidían siempre con alguna de mi pasada gira "Cerca de la tempestad".

Pero, fue entonces, cuando por fin en la Feria del Libro de Madrid pude comprar su libro, ella estaba en una de las casetas firmando, me lo dedicó y a cambio le regalé mi disco. Esa fue mi primera toma de contacto con Fiorella. Me leí sus memorias a pequeños sorbos y en muy pocos días, disfrutando mucho de su trayectoria y sus anécdotas, su lectura fresca, directa, cercana, me ayudó a conocer más sobre su vida personal y profesional. Me llegaron al alma algunas de las frases de su libro, aún las tengo grabadas en el corazón. Os recomiendo encarecidamente "Aprobé en septiembre" si sois al mismo tiempo, amantes del cine y la literatura. 
Amparado por las redes sociales, me acerqué a Fiorella a mostrarle mi opinión por el libro y agradecerle tanto. Ella hizo lo propio el mismo día de la Feria del Libro, contando que un joven cantautor le había regalado un disco en la firma. Agradecí sus cumplidos con cariño, obviamente.

Después de aquello, no pude evitar agarrar mi guitarra y utilizar la inspiración que me había brindado su libro para hacer mi propia "Asignatura pendiente", una canción basada en la película, en sus actores, en Madrid, en aquellas historias pendientes que todos tenemos...  Tuve una pequeña ensoñación en mi cabeza. Una especie de epílogo de la película en el que los protagonistas se encontraban en un viejo Café de Madrid en 2015 (Casi 40 años después del último encuentro). Ella conservando su belleza con enorme dignidad, como la gran dama en la que se ha convertido, y él, más viejo, más cansado, habiendo perdido toda esperanza en el amor o en el futuro, y en casi todos sus ideales...  la encuentra a ella, a Elena, que lo salvará para siempre, para el resto de sus días. Y una vez más desaparecen por las calles de Madrid... Cogidos del brazo o de la mano, y ahora sí, esta vez mostrando su amor en absoluta libertad...

Le pedí a mi amiga, poeta y novelista, Sonia Fides que me ayudase a redactar una carta, una invitación a Fiorella Faltoyano a mi concierto fin de gira #cercadelatempestad el 22 de Diciembre de 2014, que finalmente le llegaría de manos de su editorial "La esfera de los libros". Sin las palabras, la elegancia y los consejos de Sonia, habría sido difícil. 

El caso es que el mismo día, Fiorella desde muy lejos, a 14.000 Kms de España, me escribió para decirme que haría todo lo posible por estar en la presentación y escuchar mi "Asignatura pendiente". Y así fue. Llegó acompañada buenos amigos y de su marido, el director de cine, Fernando Méndez Leite.  Apareció y atravesó la noche, tal y como pronosticaba Sonia Fides, deshaciendo el frío de los días que estaban a punto de llegar.

Esa noche obtuve uno de los regalos más hermosos que me ha dado la música, poder dedicarle la canción que me había inspirado a la propia musa y dama del cine, presente en la Sala... En este vídeo se puede ver lo que ocurrió...



Según mi poeta valkiria, Sonia Fides, la canción "Asignatura pendiente" que ya ha empezado a producir Antonio Villalba, suena a banda sonora de película francesa, a partitura de Patrick Doyle y textualizando aún más las palabras de Sonia: "suena a brisa en un tarde de verano, en una tarde de amor y besos frente a un mar que nos quita las sed y borra las heridas que dejan los inviernos."

Pero esto no es todo... como os decía, esta larga introducción viene a justificar o a resaltar un deseo que voy a cumplir dentro de muy poco...

El próximo lunes 2 de Marzo estaré de 21:00 a 22:00 en la Tertulia del programa de esRadio "En casa de Herrero", como invitado, y estarán en esa mesa, además de su director, Luis Herrero, mi querida Fiorella Faltoyano, José Luis Garci, el poeta Luis Alberto de Cuenca y el escritor Fernando Sánchez Dragó...

Igual no digo nada... Igual me quedó allí plantado oyendo a los contertulios que tienen bastante más altura intelectual que un servidor, pero igual, canto "Asignatura pendiente" y quién sabe, le cuento a Garci algunas cosas, contamos en vivo y en directo esto que os he contado, Fiorella y yo... En cualquier caso será maravilloso estar allí. Y si te apetece oírlo aquí tienes el enlace para escucharlo en directo a través de Internet:

http://esradio.libertaddigital.com/directo.html

Quiero darte las gracias, Sonia. Sin ti, sin tus palabras, no hubiera puesto punto y final a esta canción ni me hubiera atrevido a dar el paso en esta hermosa historia. Nuestra complicidad, estar cerca de ti y de tu coherencia, me hace ser mejor hombre.

Gracias a ti, papá, por llevarme tanto al cine desde niño, por convertirlo en una asignatura necesaria y con evaluación continua, para siempre. 


Entrevista "En casa de Herrero" 
con Fiorella Faltoyano, José Luis Garci, Luis Alberto de Cuenca y Fernándo Sánchez Drago. 
Dirigido por Luis Herrero. 
Lunes 2 de Marzo de 2015, 21:00 h.